miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ideas para un post


NO sé si se acuerdan que había, hace muchos años, una propaganda del Banco Río en la que aparecía un nene diciendo "si me mandan al banco, voy contento" (¿Alguno sabe si se apellidaba Caranta el pendejo en cuestión? ¿no? no importa...)
Bueno, ya está. Esto me sirve de introducción porque el otro día estaba al re-pedo y entonces decidí ir a pagar el alquiler, tarea que casi siempre, resuelve mi esposa. La inmobiliaria no queda lejos de casa, unas diez cuadras más o menos, así que, provisto de walkman, me fuí caminando.
Esa tarde, entre otras pelotudeces, habíamos estado hablando con Selma y La Negra de cuanto se les complicaba elegir un tema y desarrollarlo para las entradas del blog. Mientras caminaba y me asaba sin asco me dí cuenta de como son los mecanismos que te llevan a crear algo, por más que sea una idiotez digna de las que cuelgo en este blog. Generalmente son producto de la observación. A mí me pasa que me gusta mirar los detalles, hilar finito. Por ejemplo, vos me decís: -"aquel tipo se está riendo"- y lo más probable es que te conteste: -"se ríe de vos, boludo..."-. Bueno, la respuesta no siempre es tan agresiva, pero por ahí andamos, tratándo de buscar el costado absurdo a la cosa o inventar algo para reirse.
De pronto, mirando nomás, me topé con un gato tratando de colarse por el hueco de una puerta mal terminada que daba justo a la altura de donde se colocan los timbres. Obviamente la cola, quedaba colgando y lo primero que se me vino a la cabeza fue pensar "que cagada no tener la cámara", la idea completa era poner la foto con el culo del gato colgando en la puerta y debajo una leyenda del tipo "gato trabaja de timbre en Merlo...". 
En la cuadra siguiente vi en una puerta de entrada el típico cartel asegurando posible muerte bajo las fauces de un bravísimo perro, cuando asomó la cabeza el mencionado can... Decir que daba lástima era un elogio rayano en la burla. Lo que nunca voy a terminar de descifrar era si el perro me estaba ladrando o tosiendo. Pero ya saben como es la cosa, nunca hay que fiarse. Mirá si el perro del orto es especialista en artes marciales..

Yo creo que voy a ir más seguido... Si me mandan al banco ¿voy contento?

3 comentarios:

Zorra M.F dijo...

Si, vos ponele siempre onda, la mejor.
Ja!

dani the fish dijo...

soy un incomprendido... así empezó Mozart
ja ja ja

Piti Sarlanga dijo...

Cagaste, muñeco, ahora que dijiste que vas al banco contento, te van a tener para el cachetazo. Con respecto a los perros, con una 22 en el bolsillo, como dijo Rodolfo Paez.